Objetivos:

  • Descubrir una pequeña parte del entorno y la historia natural que nos rodea.
  • Aprender a través del juego y el movimiento.
  • Fomentar la convivencia con los demás, a través de la iniciación al trabajo en equipo.

Edad: 2-3 años – Duración: 45 min – Grupos: 20-25 alumnos – Monitores: Dos geólogos especializados en  Paleontología.

SONY DSC

 Material: Cajones de excavación con arena, pinceles para excavar, huesos de vertebrados, réplicas fósiles, instrumentos musicales, fichas de excavación, metros, material didáctico.

Metodología: Se utiliza una metodología activa y heurística en la que prima el descubrimiento, y el fomento de actitudes del trabajo científico y de equipo.

Descripción: El taller comienza con el misterio del nido que perdió sus huevos. Los alumnos deberán devolver al nido los huevos que perdió la mamá dinosaurio, que interactuará con ellos. Utilizando música en directo, y varios instrumentos musicales se cantará una canción familiarizarse con algunos de los dinosaurios más conocidos. A continuación, mediante los sentidos, los alumnos descubrirán cómo era la piel rugosa de estos reptiles, qué comían los dinosaurios, y cómo calentaban sus nidos, a través de la manipulación de las hojas y plumas que contiene el nido.

También, conoceremos algunos fósiles de dinosaurio y aprenderemos cómo era su tamaño, y cómo vivían estos reptiles hace millones de años. Los alumnos podrán tocar los distintos fósiles.

Después, la actividad se divide en dos partes: en la primera, se fabricarán huellas de dinosaurios. Utilizando arcilla o un material similar, y figuras a escala de diversos dinosaurios, cada alumno podrá obtener la forma de las huellas plasmando las extremidades de los dinosaurios en la arcilla, y llevarse la que ha creado. En la segunda parte, mediante cajones con arena y huesos de vertebrados se simula la metodología de trabajo en una excavación paleontológica. El alumnado debe encontrar fósiles utilizando  herramientas propias del trabajo paleontológico. Se incide en el cuidado y paciencia a la hora de extraer cada pieza, y cada una de ellas se observa para comparar sus tamaños e introducirlas en una caja cerrada con la silueta de cada fósil.

Para finalizar, se reúne de nuevo toda la clase, y se despide la actividad cantando.

 

Geosfera | Todos los derechos reservados