Objetivos:

  • Reconocer al ser humano como miembro de la familia de los primates.
  • Entender la evolución humana como consecuencia de la acumulación de determinadas procesos biológicos, culturales, y la adaptación a un ambiente local.
  • Proponer un esquema evolutivo ramificado y diverso, frente al lineal usado clásicamente.

Edad: 4ºESO-Bachillerato (15-17 años) – Duración: 60 – 90 min – Grupos: 25-30 alumnos – Monitores: Dos geólogos especializados  en Paleontología.

Paleontología Humana completa

 

Material: Réplicas a tamaño real de Australopithecus afarensis, Parantrophus boisei, Homo ergaster, Homo neanderthalensis, Homo sapiens y Pan troglodytes. Reproducciones de industria lítica y de hueso, material didáctico de apoyo.

Metodología: Se utiliza un método expositivo y activo, dando a los alumnos la oportunidad de manipular directamente las réplicas fósiles, con el fin de resolver en equipo las cuestiones que se les plantean.

Descripción: El taller se divide en dos partes: en la primera se explican los primeros pasos evolutivos de los homínidos, centrándose en las características de los Australopithecus. Se compara el cráneo de Australopithecus afarensis con el del  ser vivo más próximo al Homo sapiens, el chimpancé (Pan troglodytes). Aquí, los alumnos aprenden a reconocer si un animal es bípedo o cuadrúpedo por la posición del foramen magnum, y la importancia que el bipedismo ha tenido en nuestra evolución. A continuación, avanzamos hasta el Pleistoceno inferior, momento clave en el que se produce una importante diversificación de los homínidos, apareciendo géneros como Paranthropus y Homo. En la segunda parte del taller, los alumnos conocen uno de los homínidos que llegó a convivir con el Homo sapiens, el Homo neanderthalensis. Se presta especial atención a las diferencias y semejanzas entre ambas especies, y se muestran las herramientas que realizaban cada uno de ellos.

Además, durante el taller se comentan aspectos como la importancia de la dentición para conocer la dieta y edad de los fósiles, las distintas migraciones de homínidos desde África, o las diferencias anatómicas entre sexos. En función del tiempo disponible también se puede realizar una introducción a las distintas teorías evolutivas, sus mecanismos principales, y las numerosas y diversas pruebas que nos aporta el registro fósil.

 

 

 

Geosfera | Todos los derechos reservados